Codigo de consumo en coches usados

La garantía ampara al consumidor en la compra de un vehículo como en cualquier otro bien de consumo.  Su duración es de dos años para los vehículos nuevos y sólo de un año cuando son de segunda mano. En este tiempo, el cliente tiene el derecho a exigir al vendedor la reparación o sustitución en caso de avería. Además, puede solicitar el cambio si, una vez reparado, el coche no queda bien, aunque los concesionarios siempre optan por la reparación.

Pero el problema del codigo de consumo de coches usados muchas veces radica en que es el propio taller de la marca el que certifica la reparación. Es muy raro que cambien el coche o devuelvan el dinero si no se acude a los tribunales, entre otras razones, porque matricular otro coche a nombre del comprador le supone al concesionario volver a pagar hasta un 25% de impuestos. En los tribunales es también habitual que los jueces se inclinen por otorgar una compensación económica por los perjuicios ocasionados.

El afectado debe saber que es al concesionario al que debe reclamar. Es recomendable recurrir a organizaciones de consumidores porque harán más fuerza. Éstas valoran si se cuenta con pruebas suficientes para ganar ante un posible juicio.

No olvide que existen dos tipos de garantías, la legal y la comercial. Aunque la legal es de dos años, la ley fija un plazo de seis meses en los que el vendedor tiene que responder por los defectos del vehículo. A partir de esa fecha, es el conductor el que debe constatar que los fallos son de origen.

En bastantes ocasiones, los concesionarios solicitan que el comprador haga un peritaje al coche, cuyo coste oscila entre los 200 y 600 euros, para certificar que no es un fallo suyo. Los plazos cuentan y mucho. Por eso es importante dejar constancia por escrito de cualquier reclamación interpuesta.

La garantía comercial (tres, cinco y siete años según la marca), es una extensión de la legal, con las condiciones que fije el vendedor. Es importante leerla con detenimiento, porque, aunque incluye otros servicios o componentes, puede excluir coberturas y tener límite de kilómetros, pese a que la garantía comercial se paga en el momento de la compra del coche.
En caso de reparación, se interrumpe la garantía los días que el coche esté en el taller, y existe otra adicional de seis meses desde la recogida.

Las ventajas de la garantía adicional son las de cubrir aspectos que la garantía legal no ampara o cubrir su duración, como disponer de un vehículo de sustitución durante las revisiones o cubrir determinadas piezas de desgaste.  Incluso puede servir para no tener que analizar la causa de una avería para disponer si la reparación está o no cubierta.

Aunque el cliente pague la factura de la avería, en caso de reclamación por defecto de fábrica, tendrá derecho a la devolución del dinero. No obstante, algunas marcas pueden no cubrir la reparación, alegando que el vehículo fue manipulado fuera de sus talleres oficiales.

De cara a una posible reclamación, nunca hay que olvidar un informe detallado de la intervención en el vehículo con fecha de entrega y devolución, factura (aunque sea a coste cero) y, lo que también es fundamental,  es asegurarse de que no se usan piezas reparadas (salvo que el conductor esté conforme).

Fallos mecánicos, eléctricos o electrónicos, no provocados por el desgaste o la falta de mantenimiento (mano de obra y piezas), o el desgaste de piezas como resultado de un defecto del coche son elementos cubiertos por la garantía legal de coches usados, que no incluye cristales, neumáticos, pastillas de frenos, aceite o filtros. Tampoco cubre los daños derivados de la negligencia del conductor, como por ejemplo, no pasar las revisiones, la inclusión de elementos no homologados, amañar los kilómetros, etc.

No obstante, una vez caducada la garantía, las marcas son responsables durante 10 años de los productos por los daños ocasionados.  Por este motivo, las marcas, ante cualquier fallo de seguridad, llaman a revisión a los coches.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrDigg this