Garantía del Automovil

Como consumidores y consumidoras, tenemos un derecho reconocido por la Ley, que nos protege durante un tiempo frente a los defectos existentes o a la falta de conformidad con los productos que adquirimos en el momento de la compraventa. Es lo que se conoce como garantía, y en este artículo vamos a intentar resolver las principales dudas que suelen surgir a la hora de hacer uso de la misma: en qué consiste, cuándo se aplica, qué tipos de garantías existen y cómo funciona.

En primer lugar, es importante saber que el régimen legal de las garantías de bienes de consumo se aplica a los contratos de compraventa de productos (electrodomésticos, ropa, vehículos, etc.,a los contratos de suministro de productos que se tengan que producir o fabricar como muebles, cortinas, etc.,así como al agua o al gas, cuando estén envasados para la venta, por ejemplo botellas, bombonas, etc..También queda cubierta por la garantía del automivil la instalación del producto, siempre que esté incluida en el contrato de compraventa o suministro y haya sido realizada por la parte vendedora o por ti cuando la instalación defectuosa se deba a un error en las instrucciones de instalación. Además, para que se aplique el régimen de garantías debe producirse una relación de consumo entre una persona consumidora y una empresa o profesional.

Existen dos tipos de garantía: la legal y la comercial. La garantía legal es obligatoria por ley, mientras que la garantía comercial es ofrecida de manera voluntaria por la empresa o persona vendedora, adicional a la garantía legal y nunca inferior a la misma.

La garantía legal

Esta garantía obligatoria implica una serie de derechos: devolución, reparación, rebaja del precio o resolución del contrato.

Es importante conocer los plazos. Si se trata de un producto nuevo, el plazo de protección que ofrece la garantía es de 2 años, a contar desde la fecha que aparece en el tique o factura de compra, o en la del albarán si la entrega es posterior. Sin embargo, si se trata de un producto de segunda mano, se puede pactar entre la parte vendedora y compradora un plazo menor de garantía, que nunca será inferior a 1 año. En caso de no pactarse ningún plazo de garantía, se aplicará el general de 2 años.

Si el defecto o falta de conformidad con el producto, ya sea nuevo o de segunda mano, surge en los primeros 6 meses tras su compra, se presume que se trata de un defecto de origen o de fábrica que ya existía cuando el producto fue entregado. Será la empresa vendedora la que deba demostrar que no es así, y que se debe, por ejemplo, a un mal uso o mantenimiento del producto.

A partir de los 6 meses, sigue existiendo garantía legal pero en esta ocasión corresponde a la persona consumidora demostrar que el defecto o falta de conformidad ya existía en el momento de la venta y que no se ha dado por mal uso o mantenimiento del producto por su parte. Esta demostración se realiza generalmente a través de la realización de un peritaje.

La empresa vendedora es quien debe responder durante el plazo de garantía. Sólo en los casos en que resulte imposible o suponga una carga excesiva dirigirse a la persona que lo vende, por ejemplo, ante el cierre del negocio donde se adquirió el producto o por haberlo comprado en otra región o país europeo distinto, se podrá directamente reclamar a la empresa fabricante o productora.

Si encuentra falta de conformidad o defectos en productos que estén en garantía podrá optar por exigir su reparación o sustitución, salvo que una de estas opciones sea objetivamente imposible o desproporcionada.

La garantía comercial de maquinaria agricola

La garantía comercial deberá ser formalizada al menos en castellano y por escrito o en cualquier otro soporte duradero y accesible. El documento de la garantía comercial debe incluir información sobre el bien o servicio, el nombre y dirección del garante, el plazo de duración y su alcance territorial, las vías de reclamación disponible, así como indicar que la garantía no afecta a los derechos legales de la persona consumidora ante la falta de conformidad o defecto del producto, sino que supone un derecho adicional.

En los productos de naturaleza duradera, como pueden ser los vehículos, electrodomésticos o aparatos informáticos, la persona consumidora tendrá derecho a un adecuado servicio técnico y a la existencia de repuestos durante el plazo mínimo de 5 años a partir de la fecha en que el producto deje de fabricarse.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrDigg this